jueves, 4 de noviembre de 2010

A mi padre cuando sólo era hijo.

"Yo estaba con los ojos vendados chocando contra una columna que creía una muralla y en silencio le pedía un abrazo a gritos, y él me giró cinco o diez grados hacia un costado y pude seguir hacia adelante, dejando atrás esa muralla que era columna. Me abrazó y lloré. Él ya había estado antes ahí, pero nadie lo había abrazado como él a mí."

Como en en principio de Laberinto, cuando el gusanito le dice a ella que en realidad no estaba viendo bien y le dice que vaya contra una pared y así descubre la primera entrada./ Como un autito a control remoto que choca contra la pared y apenas torciéndolo un poquito ya le encuentra una curva al rígido y rectilíneo impedimento.

---
Sentencia.
"La verdad es que voy al psicólogo muy entusiasmado de ser yo y por eso no consigo avanzar."
---
Entren. Visiten. http://mihornoesuntransformer.blogspot.com/

2 comentarios:

  1. Es que justamente lo dejé de visitar porque das muchas órdenes.
    A veces no me caés bien.

    ResponderEliminar